El Centro Médico de la Mujer y el Niño, ha sido concebido bajo las premisas de brindar alta calidad prestacional y organizativa; profesionalismo y dedicación al trabajo; calidez y humanidad en el trato con los pacientes; y personalización de la atención.

La población en general, está cambiando su concepto de salud. En este sentido, se ha virado desde la concepción clásica de la medicina curativa y de alta tecnología, hacia un concepto relacionado al mantenimiento de la salud y la prevención de enfermedades.

Este mismo rumbo es el que, día a día, tratamos de impartirle al Centro Médico. La metodología del trabajo, está orientada al concepto de médico de cabecera, que en nuestro Centro Médico, está representado por clínicos, ginecólogos y pediatras. Es el referente, quien conoce íntegramente a sus pacientes, les aconseja, coordina la acción de especialistas y personaliza la atención. El médico de cabecera es quien puede atender personas, y no enfermedades, rescatando muchos de los valores de la medicina familiar. Es esta particular posición desde donde las acciones de la medicina preventiva se ejercen con mayor eficiencia

Por otro lado, el trabajo focalizado en la mujer tiene muchas implicancias. Es la mujer quien encabeza, dentro de una familia, las acciones dirigidas a la salud. El hecho que en el Centro Médico se incluya la atención de los niños, destaca la importancia que le estamos dando al núcleo familiar, y al mantenimiento del vínculo madre-hijo. El punto crucial del trabajo enfocado en la mujer, es la posibilidad de brindar medidas concretas y efectivas de prevención.

Respecto de nuestra organización, hemos creado un sistema sólido, pero con la flexibilidad suficiente para adaptarnos a los cambios que van surgiendo. Nos manejamos con metas de calidad; auto-evaluamos nuestra eficiencia en forma permanente, de modo tal de poder corregir las desviaciones que van surgiendo; conformamos auditorías internas que corroboren la calidad de nuestro servicio; y por sobre todo, analizamos en forma permanente la satisfacción de nuestros clientes.

Y con todo esto, hemos entendido que lo más valioso que tenemos es nuestra gente. El personal de contacto, esta capacitado para contener y resolver los problemas que la los pacientes traen. Además, hemos seleccionado profesionales con más de 10 años de experiencia en la especialidad, y actualización permanente. Por otro lado, buscamos médicos que muestren calidez y humanidad. Queremos un plantel que además de atender pacientes, atienda personas, con sus problemas médicos y no médicos. Que sea capaz de escuchar, de aconsejar, de enseñar, además de atender y curar.

Creemos en una medicina racional y coherente. En la semiología como principal recurso, y la capacitación como herramienta diaria. Consideramos la relación médico-paciente el eje central de la práctica diaria, y mantenemos el ideal de “cuidar” a nuestros pacientes, para que se sientan con la protección y confianza que merecen.

LA DIRECCION